SÍGUENOS:

91-9298398 | +34 662096992
Top
 

Razones para elegir Japón para tu viaje de novios

Razones para elegir Japón para tu viaje de novios

Japón es uno de los destinos preferidos por su riqueza cultural, arquitectónica e histórica y por sus contrastes entre modernidad y tradición. Además, por su belleza singular y por su ambiente espiritual, es un lugar que rezuma romanticismo. Este país es un destino ideal para celebrar un viaje de novios diferente, completo, divertido y muy dulce. De hecho en Mundenea, es uno de los viajes más demandados por nuestros clientes.

A continuación exponemos las razones por las que debes elegir Japón para pasar tu luna de miel:

Tradiciones ancestrales.

En Japón, las tradiciones son ancestrales. Muchas de ellas vienen de hace más de 2000 años y hoy en día siguen en la cultura del país.

Seguro que el término samurai te es conocido. Hoy en día, no solo en comercios donde se venden los trajes, sino incluso en su cultura, doctrina e incluso frases hechas provienen de estos mismos samurais.

Otro término popular cuando se habla de Japón son las geishas. Cuando camines por los barrios más tradicionales de Kioto no te extrañe cruzarte con alguna geisha o maiko (aprendiz).

La tradición más extendida y que se practica en todo el país es probablemente la ceremonia del té. La ceremonia del té la puedes vivir en casi cualquier lugar de Japón y es una experiencia de la que puedes ser participe en cualquier templo por muy poco dinero.

Lo mejor de Japón es que todas estas tradiciones se cruzan con las nuevas tecnologías y costumbres. Vale la pena respirar toda esta tradición por ti mismo en sus calles, ciudades, templos y personas.

Gran ciudad.

Otra de las razones por las que viajar a Japón es visitar sus grandes urbes. Metrópolis gigantes, grandes edificios, neones, gente por todos sitios y cientos de lugares de ocio. La antítesis de ciudades tradicionales como Kioto es Tokio, Osaka o Yokohama.

Tokio son varias ciudades metidas en una sola. Una ciudad de vanguardia de la arquitectura y modernidad tecnológica. Osaka se podría decir que es una pequeña Tokio. Yokohama, con su apertura al mar y rascacielos, tampoco deja de sorprenderte. Todas son grandes urbes con decenas de líneas de metro y tren, grandes centros comerciales y rascacielos. Estas ciudades necesitan varios días para poder descubrir una parte de ellas.

Sus templos.

Si queremos ver templos podremos hacerlo en cualquier ciudad, pueblo o villa de Japón. En cada barrio y calle podemos encontrarnos con estos templos. Unos mas grandes otros más pequeños, pero todos con encanto y algo diferente a todo lo que hayas visto antes. Incluso en mitad de la ciudad de Tokio verás templos.

Pero si de verdad quieres empaparte de templos y su historia, tienes que visitar Kioto. La ciudad de Kioto fue la capital de Japón y en ella se encuentran muchos de los templos mejor conservados y más antiguos de Japón. Hay aproximadamente 2.000 templos en Kioto, lo que se traduce que en unos cinco días de visita podrás ver solo los mas emblemáticos e importantes dejando de lado los mas pequeños y quizá menos conocidos.

Lo bonito de los templos, creencias a parte, es el cuidado y dedicación impregnados en ellos. Los bonitos paisajes que se han diseñado con mucha atención al detalle creando unas estampas perfectas ya sean con bosques dentro de templos, bambú o jardines zen.

  

Sakura en primavera.

Uno de los acontecimientos más bonitos de Japón transcurre en su primavera pintando de rosa casi cualquier avenida o templo. El florecimiento de la flor de cerezo es sin duda uno de los momentos más bonitos en los que disfrutar de Japón.

En esta época los templos en Kioto o las avenidas de Tokio se transforman en un lugar increíble con los cerezos pintando el lugar de tonos rosas. Son muchas las empresas que organizan picnics con sus trabajadores y parejas que salen a pasear por los parques.

El Sakura es una de las mayores razones por las que Japón recibe tantos turistas anualmente. No solo a nivel internacional, sino turismo local. Sin duda es una época increíble para visitar Japón.

Momiji en otoño.

Si te es imposible visitar Japón en primavera, no tienes que preocuparte porque en el otoño ocurre otro fenómeno en todo el país: el Momiji

El Momiji es, por así, decirlo el antagonista del sakura. Si el sakura lo tiñe todo de un color rosa blanquecino, el Momiji lo transforma todo de colores intensos. El arce japonés cambia de color con la luz del sol. Sus hojas pasan de verdes a un rojo intenso pasando por amarillo, naranja, marrón y en algunos casos hasta violeta.

Desde las calles, bosques, templos y jardines… El arce japonés le da un toque especial haya donde miras durante el otoño japonés.

La cima de Japón: el Monte Fuji.

El gran Monte Fuji no podía faltar en esta lista. Sin duda uno de los emblemas e iconos de Japón. Este volcán tiene una altitud de 3776 metros y es el pico más alto de Japón.

El Monte Fuji aparece en multitud de poemas de época y grandes artistas han hecho del monte el tema principal de su obra.

Modernidad.

No todo es arquitectura clásica en Japón y, de hecho, los medios de comunicación suelen mostrarnos esa cara siempre vanguardista del país. Los Reversible Destiny Lofts fueron diseñados por Shusaku Arakawa y Madeline Gins con la intención de crear unos espacios transgresores, desiguales y coloridos, un conjunto de nueve pequeños apartamentos céntricos, en el barrio de Mitaka, que parecen sacados de un cuadro surrealista. Los cubos de Sugamo Shinkin Bank en Kawaguchi o la verde y original Casa Jardín de Tokio son más ejemplos de este eclecticismo que emana de Japón.

Por su belleza natural.

La naturaleza japonesa es uno de los puntos fuertes del país del sol naciente. La laguna azul cobalto de Hokkaido forma junto a los árboles de abedul y alerce japonés un paisaje único con maravillosas vistas que disfrutarás, sobre todo, con el buen tiempo del verano. Déjate sorprender las increíbles playas de Okinawa, en las que podrás descansar o practicar exóticas actividades deportivas, según el tipo de luna de miel que busquéis. Invierte al menos un día en bucear para descubrir la rica flora y fauna que atesora bajo sus aguas. Culmina tus días con un agradable paseo por el foso Chidorigafuchi, en Tokio, un paréntesis verde en medio de la urbe especialmente destacado por sus árboles en agradables tonalidades rosáceas, y que de noche se iluminan como si quisieran alumbrar a los enamorados que celebran allí su felicidad.

 

Sorry, the comment form is closed at this time.

WhatsApp chat